Año 2006: Historia de la Virgen en la revista Mano a Mano.

Etiquetas

, , ,

Esta es una publicacion del Gobierno del Estado de Veracruz, y aunque no tiene un autor especifico, es muy interesante que en el directorio dan agradecimiento a varias personas que apoyaron en su elaboración:
“Agradecemos especialmente el apoyo brindado por el historiador del municipio de Cosamaloapan, Gerardo Gabriel Almazán, de igual forma a la Sra. Emilia Garcia Parrazal, Guadalupe Canela Rodriguez, Pio Domingo Rosales Mojica, Fermin Martínez Toral, Ana Maria y Lucio Beltran Vallecillo por compartir su valioso material…”
La investigación y fotografia estuvo a cargo de Daniel López Vargas, Carlos Roa Gutierrez y Leonardo D. Lagunes Blanco.
Todo nos lleva a pensar que fue un trabajo en equipo, aunque no se pueda determinar quien o quienes estuvieron a cargo de la parte que aqui se transcribe y que se sometera a un analisis pósterior.
Al ser un trabajo en equipo (incluyendo explicitamente a un historiador) los datos presentados pueden tomarse que son, en la actualidad, como los mas aceptados.
Solo se transcriben los parrafos que contienen la información historica.
LAS FIESTAS TITULARES,

Fiesta de la Inmaculada Concepción,El 8 de diciembre 1546, se da la aparición de la Virgen María, en el paso de los lirios, frente a un caserío de San Pedro Amatlán.

En 1618 el ilustrísimo Sr. de la Mota y Escobar expidió un auto en el que se lee textualmente la frase “Cofradía de Nuestra Señora de Cosamaloapan” que consagraría para la posteridad dicho título; se menciona también en dicho documento que la fiesta principal de esta cofradía debía celebrarse el 15 de agosto, día de Nuestra Señora de La Soledad.

En 1646 Don Diego Rangel se presenta como “Mayordomo de la Cofradía de Nuestra Señora de Cosamaloapan”; en virtud del incremento que tuvo la devoción en este santuario, el 8 de diciembre, día de la Concepción, se instituye como una nueva fecha de festividad en Honor a Nuestra Señora de Cosamaloapan, fecha que en la actualidad es la más importante.

LA VIRGEN DE COSAMALOAPAN.

El 8 de diciembre se celebra a la Virgen de Cosamaloapan, bajo la advocación de La Concepción.

La tradición dice que la Santa imagen de la Virgen de Cosamaloapan llegó flotando en las aguas del río Papaloapan, en 1546. Varándose en el sitio conocido como “Paso de la Virgen”, que anteriormente era conocido como el “Paso de los Lirios”; donde se erige un obelisco que recuerda el hecho, y que es muy visitado por los peregrinos que, en procesión solemne cantan el himno “Aurora del Cielo”, cántico que por cierto, también entonan en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, y otros países de Centro y Sudamérica, donde se dice fue llevado por el Sr. Obispo Rafael Guízar y Valencia, durante su exilio por la persecución religiosa, en la “Guerra de los Cristeros”.

Cuentan que en una inundación, el obispo de la Diócesis de Huajuapan de León depositó la imagen de la Virgen en una caja de jonote (madera suave que flota) y la puso en el río diciendo: “Anda Madre y Llega Donde tu Quieras Quedarte”.

El 8 de diciembre de 1546 la caja se detuvo en la ribera, siendo rescatada por los lugareños, dando origen a la fundación de Cosamaloapan. Zona dedicada al cultivo de la tierra por pobladores de San Pedro Amatlán (Hoy Amatitlán).

El ilustre filántropo Don Juan Pitalúa Zárate en su boceto histórico “Aurora del Cielo” narra y dramatiza este importante acontecimiento, y da a conocer como Lorenzo Rafael fundó el pueblo San Martín Cosamaloapan.

Al abrir la caja los campesinos advirtieron que la imagen traía en su pecho un letrero que decía: Al lugar donde llegare nombrarle Cosamaloapan, y edificar un templo en mi honor… ese deseo se cumplió porque donde está el obelisco se construyó en 1546 una iglesia que se llevó el río.

Mas tarde los católicos construyeron otra iglesia, que fue demolida para edificar el Teatro Juárez (que por cierto también fue demolido para construir el Cinema Río).

Anteriormente la fiesta se celebraba el 15 de agosto, día de la Virgen de la Soledad y de 1646 a la fecha se celebra el 8 de diciembre, día de la Virgen de la Concepción.

Coordinacion Estatal de Juntas de Mejora.
Junio 2006.
Cosamaloapan.
Revista: Mano a Mano,
Año 1 num. 11.
Pp. 12-13, 16

Breves datos históricos de la Virgen de Cosamaloapan.

Etiquetas

, , ,

Grabado de finales del siglo XVIII de la Virgen de Cosamaloapan. El más antiguo que se conoce.

Grabado de finales del siglo XVIII de la Virgen de Cosamaloapan. El más antiguo que se conoce.

***
Nombre:
La Virgen en principio se le denominaba Nuestra Señora de la Soledad, mas adelante posiblemente alrededor de 1643 se le empezóa conocer como Nuestra Señora de la Concepción, nombre que predomino en los siguientes siglos y con el que actualmente se le conoce. También fue común llamarle por el nombre del lugar: Nuestra Señora de Cosamaloapan. Un documento de 1618 confirma este nombre, y en varios casos este nombre se utilizó cuando de dedicó alguna capilla fuera de Cosamaloapan por ejemplo la capilla en Morelia, Mich. y que aun persiste pero como Monasterio.

Historia:

En 1643, por disposición del obispo de Puebla Juan de Palafox, el padre jesuita Juan de Avalos escribio e imprimió la historia de la virgen. En la actualidad, no se ha localizado algún ejemplar de ese documento pero en el libro Zodiaco Mariano de 1755, se retoman casi todos los datos escritos en 1643. El padre Avalos señala en su narración que no hay documentación que avale la llegada de la Virgen a Cosamaloapan, solo existía la tradición oral y en base a ella se armo su historia.

En 1643, por tradición oral se sabia que la virgen llego a Cosamaloapan alrededor de ladécada de 1560 y que habia sido encontrada dentro de una caja que tenia una mula muerta, con un rotulo que señalaba era para la iglesia de Cosamaloapan, esto ocurrió en el camino que iba de La Antigua al puerto de Veracruz (en ese entonces la Veracruz y el puerto de San Juan de Ulua).Como llego al pueblo, exactamente no se sabe, podría suponerse que quienes la encontraron la dejaron en su paso rumbo a Oaxaca. (Recordar que existía una ruta de comercio que iniciaba en Veracruz entraba por Alvarado y continuaba por los ríos en canoas y luego a lomo de mula hasta llegar a Oaxaca).

Otras fuentes señalan que quienes la encontraron la llevaron hasta el estado de Oaxaca y durante una inundación, el templo donde estaba fue arrastrado por la corriente y con él la virgen. Quedando varada en Cosamaloapan. Es de señalar que estas fuentes la ubican en otro tiempo cronológico.

Es de suponer que al paso de los años se formó una devota cofradía, según Villaseñor, con aprobación del papa Gregorio XIII (1572-1585), concediéndole muchas gracias, privilegios e indulgencias. En lacongregación de 1600 se confirma su existencia. En 1609, el obispo Alonso de la Mota y Escobar la confunde con la de Tlalixcoyan, y dice era dedicada al Entierro, pero otros documentos de la época nos confirman que era de la Soledad. En 1612, el padre Melchor deValdes (uno de los fundadores de la Hacienda de Uluapa) era cofrade de ella.

Durante el periodo que fue Cura el padre Juan de Silva Gavilan (aprox. 1586-1612), hubo un ataque al pueblo de negros cimarrones, por lo que para salvaguardar la imagen se intento llevarla al pueblo de Amatlan, pero al hacerlo “… se lebantò un uracan tan terrible, y espantoso con tanta abundancia de agua, que llovia, que se cortaron los caminos inundados. Y no pudiendo salir con su intento labolvieron, juzgando, que no necessitaba de mas guarda, la que tenia à su disposicion los Angeles del Cielo, para que la defendiessen. Yassi fue, porque los Negros no se atrevieron à profanar, ni à la Santa Imagen, ni à su Capilla, ni à cosa alguna, que le tocasse.”

En 1609, estando en Alvarado, el obispo Alonso de la Mota ordena que no se traslade la cofradía a otra parte, por lo que tal hecho fue muy cercano a dicho año.

En las siguientes décadas la virgen se hizo famosa por sus milagros en la región y fuera de ella. En 1643, el obispo Juan de Palafox y Mendoza incluso la llevo hasta la catedral de Puebla, donde la Virgen se le apareció en la noche del 15 o 16 de junio.

En diciembre de 1645 se dedico una nueva capilla a la Virgen de la Concepción. la dedicación la realizo el padre jesuita Lorenzo Lópezpor petición expresa del obispo Palafox. Posiblemente fue el día 8. Se ignora en que fecha se levanto la primer capilla, pero debió serdespués de 1600 porque en ese año solo existía una iglesia. Posiblemente naciera la necesidad al incrementarse su popularidad o a algún milagro en especifico.

El mismo obispo Palafox en su viaje pastoral al llegar aCosamaloapan, el 12 de mayo de 1646, lo primero que hace es visitar la capilla y oficia misa allí, aún antes que la iglesia parroquial. Expresando que la imagen de Nuestra Señora era de gran devoción y milagrosa.

En esta misma época, uno de los peregrinos famosos que visitaron el santuario fue Catalina de San Juan (la famosa China Poblana).

 
La fama de milagrosa llevo a que se venerara en diferentes lugares, por ejemplo:
 
 
1.- En el siglo XVI en Morelia los caciques de Pazcuaro levantaron una Capilla en su honor, misma que en 1738 se convirtió en el Monasterio de Nuestra Señora de Cosamaloapan.
2.- En el siglo XVIII existió una Hacienda jesuita con el Nombre de Nuestra Señora de Cosamaloapan en Chihuahua.

3.- En Tizayuca, Hidalgo existe cuando menos desde el siglo XIX y hasta la actualidad la veneración de la virgen de Cosamaloapan, además con varios milagros muy reconocidos.

Según Octaviano Corro y Aurora Ferat, en 1703 se dedico una iglesia a la Virgen, por lo que podría suponerse que la capilla de 1645, ya se la había llevado el río o sufrio algún otro deterioro.

Esta capilla de 1703, también, por estar cerca del río en las siguientes décadas se vio amenazada con derrumbarse lo que finalmente ocurrió a finales del siglo XVIII.

En la década de 1790’s de empezaron los tramites para la nueva edificación, así como a plantearse la conveniencia de que en un mismo templo estuviera la imagen y la parroquia. En 1798 la capilla de Nuestra Señora de la Concepción estaba en peligro eminente de derrumbe al estar el río golpeando sus muros y se consideraba cambiarla a otra capilla. La torre ya estaba sumergida en el río. La mas viable era la Capilla de San Diego que estaba construida donde,posteriormente se ubico el Teatro Juarez y en el siglo XX el cine Río, frente al actual parque.

En 1806 se empezó en nuevo templo, en el que finalmente se pudo oficiar misa en 1860.

Durante ese lapso de tiempo la veneración de la Imagen y el culto en general se realizaba en la capilla de San Diego.

Durante el siglo XX se le siguieron haciendo arreglos al nuevo templo.

El templo se cerró en la época anticlerical y reabrió al uso religioso en 1937.

En 1966, fue coronada la Virgen y se elevo su templo a la categoríade Basilica Liberiana, en esta misma fecha, se levanto un obelisco en el lugar de la antigua capilla.

Se ignora en que momento su fama de milagrosa empieza a retroceder, pero ya a mediados del siglo XX, se reconoce que en la región dicha fama la tienen el Cristo Negro de Otatitlan y la Virgen del Carmen de Catemaco.

Documentos pendientes de consultar.

Etiquetas

, , ,

La información presentada en este blog tiene como fuentes casi únicas, las publicadas en internet pero, todavía, no todo está en internet por lo tanto adolece que no se puedan consultar algunos documentos que parecen ser de capital importancia para llegar al nivel de profundidad deseado y aceptable.

Se trataran de consultar en una etapa posterior y con ello aportar mayor definición en la historia de la Virgen y los espacios que ha ocupado.

Documentos:

1.- Avalos, Juan de, Relaciòn de la prodigiosa imagen de Nuestra Señora de Cosamaloapan en la costa norte del obispado de la Puebla de los Angeles. Puebla: s/e, 1643.

2.- Rosales Mùjica, Eulogio, Colección de datos para la historia de Nuestra Señora de Cosamaloapan y del pueblo en que se venera, Cosamaloapan: s/e, 1938.

3.- Pitalúa Zárate, Juan, Aurora del Cielo, Cosamaloapan: s/e, s/f.

Del primer libro aparentemente no se conoce ningún ejemplar, aunque puede afirmarse que lo datos que recoge el Zodiaco Mariano deben ser reflejo de lo que contenía. Se han podido localizar unas páginas o un manuscrito con parte del texto original en un museo de Madrid, España, esperemos pronto poder conseguir una copia.

Sobre el segundo documento, tengo la sospecha que debe contener datos muy similares a los manejados por el Prof. Octaviano Corro y la Profesora Aurora Ferat.

Ambas presunciones se podrán aclarar hasta que se puedan consultar dichos documentos.

Del tercer documento solo se tiene la referencia en la revista “Mano a Mano” Año 1 Núm. 11 Junio 2006, se tratara de localizar para checar si presenta datos adicionales o referencias documentales.

Documentos parroquiales.

Octaviano Corro menciona como su fuente documental las declaraciones levantadas en 1763 por el cura José Pérez Zamora y el Notario Eclesiástico Hipólito José Hernández. No aclara la ubicación en 1951 del documento, pero podría ser el Archivo Parroquial de Cosamaloapan.

Aurora Ferat si señala que su fuente documental está en el Archivo Parroquial y los especifica como “… los libros originales, escritos el año de 1808 por orden de la Mitra Angelopolitana.” Además,  menciona el testimonio levantado por el Pbro. José Pérez Zamora, aunque a diferencia de Octaviano Corro, lo fecha en 1773 y lo señala como párroco de Amatlán, no de Cosamaloapan.

Para ahondar y aclarar datos de la historia de la Virgen y sus templos, será necesario consultar los documentos originales del Archivo Parroquial, porque aunque los dos hacen referencia al mismo documento los datos son diferentes, creando con ello confusión.

Actualmente se está llevando a cabo la catalogación del archivo histórico de la Arquidiócesis de Puebla, seguramente, estos y otros documentos pronto van a salir a la luz pública.

Archivo General de la Naciòn.

El Archivo General de la Nación contiene importantes documentos sobre este tema de los que se ignora su contenido pero que por la descripción dada de ellos en la página de internet deben ser fundamentales sobre todo para la etapa entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, hasta es probable contengan datos mucho más antiguos.

Incluso hay planos de la iglesia que se proyectó construir a principios del siglo XIX y un mapa de Cosamaloapan de la misma época, desafortunadamente todavía no se pueden consultar en línea.

***

Año 1746: Historia de la Virgen por J. Antonio Villaseñor y Sánchez.

Etiquetas

, , ,

Este libro es el mas antiguo de los localizados que traen una versión de la historia de la Virgen de Cosamaloapan: Nuestra Señora de la Soledad. No proporciona datos exactos, solo generalidades que pueden fecharse por aproximaciòn y comparación con otros textos.

 Capitulo XXX

De la jurisdicción de Cozamaloapan, y sus pueblos.

(…) En este pueblo, á mas de la iglesia parrochial, ay un Templo de primorosa arquitectura, dedicado á la milagrosa Imagen de Nuestra Señora de la Soledad, que el vulgo llama de Cozamaloapan; es tan antiguo su origen, que lo tuvo doce años antes de la Conquista, figurado en un Arco Iriz; que nacía en la orilla del Río inmediato á la Población, y terminaba sobre la Ciudad de México. Permaneció el arco doce años, que fueron los que se contaron hasta la entrada de Cortés, y executada la conquista desapareció, apareciendo la Soberana Imagen, Arco Iriz de la Paz, y la gracia, anunciando al Imperio Mexicano la cesación de el Diluvio de la Idolatría á los sonoros, suaves ecos de la palabra evangélica; es su belleza tan peregrina, que hace persuadir ser hechura de Angeles, de cuyos prodigios y repetidos milagros dan irrefragables testimonios las bastas Provincias de esta Nueva España.

Era en la antigüedad la Cabezera de Doctrina el Pueblo de Amatlán, a cuya parrochia intentó el Cura trasladar la prodigiosa Imagen, y aviendolo puesto en práctica, fue imposible el conseguirlo; fabricósele Templo en el sitio de su aparición, formándose desde entonces una devota cofradía con aprobación de las Santidad del Señor Gregorio Décimo tercio, concediéndoles muchas gracias, privilegios e indulgencias.”

***
Fuente:VILLASEÑOR Y SÁNCHEZ, Joseph Antonio, Theatro americano. Descripción general de los reynos y provincias de la Nueva España y sus jurisdicciones: dedicada al rey nuestro señor el señor d. Phelipe Quinto. Monarca de las Españas. Mexico: Imprenta de la viuda de D. J. Bernardo de Hogal, 1746, Pp. 372-373.

Año 1951: Historia de la Virgen por Octaviano Corro.

Etiquetas

, , ,

Otro libro que documenta la historia de la Virgen de Cosamaloapan y sus templos es el realizado por el Prof. Octaviano Corro en 1951. Se reproduce exactamente como esta publicado, el analisis comparativo de este documento junto con los otros libros (y de otros datos sueltos que circulan en internet) se hara en un articulo por separado.

No se quiere dejar de mencionar algo importante la distinciòn que hace el autor entre la Virgen de la Concepciòn y la Virgen de Nuestra Señora de la Soledad, que implicitamente maneja como independientes, marcando a la primera como la que se apareciò milagrosamente.

Octaviano Corro Ramos.
*

La historia de la apariciòn de la Virgen de la Concepciòn del pueblo de Cosamaloapan es, segùn los datos recogidos en 1763 por el señor Josè Pèrez Zamora, Cura beneficiado y Juez Electo por este partido que se preocupò por realizar investigaciones, asì en los archivos de su Iglesia como entre sus feligreses acerca de este suceso, porque segùn su propio decir “habia muchos deseosos devotos de su religiòn de saber su origen.” De las declaraciones de los vecinos màs antiguos y fidedignos, interrogados en presencia del Padre Zamora y del Notario Eclesiàstico, Hipolito Josè Hernàndez se desprende la siguiente historia:A fines del siglo XVI unos arrieros que partìan rumbo a Oaxaca, caminando algùn trecho que unìa la nueva con la vieja Veracruz, se encontraron una mula muerta con una caja que tenìa un letrero que decìa “para la Iglesia de Cosamaloapan”. Los arrieros continuaron su viajè y en Oaxaca abrieron la caja y se viò que era la Virgen de la Concepciòn, la que fuè llevada al pueblo de Otlohapan en la Chinantla. En el año de 1687, una inundaciòn muy terrible azotò la iglesia que se pecipitò rio abajo arrastrada por las aguas. La Virgen de la Concepciòn quedo en un remanso del rìo, del poblado de Cosamaloapan, que posteriormente se denomino Paso de la Virgen. Nada dicen los documentos que obran en el Archivo Parroquial del hecho fabuloso de que la virgen fuè llevada a Amatlan y de allì se regreso una, dos, y tres veces y que pidiò una Capilla en el sitio donde se habìa aparecido; si afirman todas las declaraciones que al pasar el suceso habia una Capilla en la poblaciòn, y que las gentes principales acordaron hacer una Capilla y Santuario para la Virgen recièn aparecida.

Antes de este acontecimiento, en la Iglesia de San Martìn Cosamaloapan, se tenìa cofradìa a Nuestra Señora de la Soledad, segùn nos dejò informes el Juez Congregador Josè de Solis en 1600; y pertenecia el pueblo a la doctrina de Amatlàn, siendo Clèrigo beneficiado Joan Silva Gavilàn; la Cofradìa a Nuestra Señora de la Soledad durò muchisimo tiempo con esta denominaciòn, aùn mucho despuès de que la Virgen de la Concepciòn señoreara la fe de todos los creyentes.

En el año de 1703 se dedicò a la Virgen su propia iglesia, se le coronò y se hicieron suntuosìsimas fiestas siendo Cura beneficiado Don Francisco Gòmez de Espinosa. Muy cerca del rìo se hizo la construcciòn de mamposteria, de manera que el rìo fuè acercandose poco a poco a ella; ya en 1714 la iglesia estaba a 12 varas del arranco, segùn se afirma en los diversos testimonios de los que diò fe el Notario Eclesiàstico Hipolito Josè Hernàndez. Al llevarse el rìo la capilla, en fecha que desconocemos se traslado la iglesia al lugar donde estuvo el “Teatro Juarez” y se procedio a levantar, en el sitio que actualmente ocupa, la iglesia monumental y suntuosa que planeara el insigne Tolsà, y cuyo proyecto fuè obsequiado al pueblo por el Virrey Don Josè de Iturrigaray. Se iniciò la construcciòn en 1806, oficiandose ya en ella en 1860; continuando desde esa fecha hasta el año actual, hacièndosele mejoras y ampliaciones. Especial empeño puso para su embellecimiento el Cura Francisco Fernàndez quien la doto de un altar mayor suntuosìsimo y de decoraciòn interior adecuada.

***


Fuente:
Corro Ramos, Octaviano, El Canton de Cosamaloapan. Noticias de geografia y de historia, Cosamaloapan: La Impresora, 1951,  pp. 165-166

Año 1868: Historia de la Virgen por Lucio Marmolejo.

Etiquetas

, , ,

Esta obra escrita mas de un siglo despues que el libro: Zodiaco Mariano, repite casi textualmente lo expresado en dicho libro.

Lucio Marmolejo.
***
DIA CUATRO
Visita á la Imagen de NTRA. SRA. DE COSAMALOAPAN, que se venera en su iglesia parroquial en el pueblo de este nombre.

Esta milagrosa Imagen de maría Señora Nuestra, es el amparo y consule, no solamente del pueblo de Cosamaloapan, sino de todo el Estado de Veracruz, como lo manifiestan los prodigios que todos los dias obra a favor de aquellos habitantes, y la tierna devocion que todos ellos le profesan; favores y devocion que se han continuado sin interrupcion en dos siglos y medio que tiene la santa Imagen de ser venerada en Cosamaloapan. Cuàl haya sido su orìgen, y còmo viniese à este pueblo, dice el “Zodiaco Mariano,” no consta por relacion alguna impresa ò manuscrita; solo se sabe por tradicion de padres à hijos, que en el camino que va de la Veracruz vieja à la nueva, hallaron una mula muerta cargada con una caja rotulada “à la iglesia de Cosamaloapan,” y que dentro venia la dicha Imàgen; pero quièn la enviaba, quièn la llevaba, quièn mato à la mula, nunca se ha sabido ni aun siquiera por tradicion, pero sea de esto lo que quiera, la proteccion que Maria Santisima dispensa à aquella comarca, por medio de esta sagrada Imàgen, es tn visible, que los Sres. Obispos le han otorgado multitud de gracias, y el mismo Sumo Pontifice concedio jubileo plenisimo en los dias de la Asuncion y de la Concepcion de la Santisima Virgen.En el primero de estos dias es la fiesta principal, solemnizàndose tambien el segundo, y en uno y otro y en los dias de las novenas, el concurso de gente es innumerable, yendo muchisimas personas de Veracruz, Alvarado, Còrdoba, Orizaba, Puebla y aun de otras partes mas remotas.

La Sacrosanta Imagen parece representar la Soledad de la Santisima Virgen: es de talla de vara y cuarta de estatura, y tiene en la parroquia de Cosamaloapan una capilla muy buena con un decente tabernàculo, guarnecido con vidrieras: vènse colgados en la capilla muchos votos, que son otros tantos testigos de la beneficencia con que la soberana Reina ha favorecido à sus devotos, que en esta sagrada Imàgen la han implorado en sus necesidades, no siendo menor testimonio de la piedad de los fieles, las alhajas con que se halla adornada.

La fama de los prodigios obrados por la santa Imàgen, llegò à oidos del Illmo. Sr. Obispo de Puebla, D. Juan de Palafox, quien dispuso que se escribiesen y autenticasen los principales, y de los cuales tomaremos dos ò tres, por no permitirnos refrir mas la extension de este devocionario.

Navegando de Alvarado à Veracruz una fragata, sobrevino tan fuerte temporal, que estando cerca de Medellin, diò la fragata, contra unos arrecifes, y se hizo pedazos tan completamente, que solo quedaron pequeños fragmentos, y en ellos se mantubieron quince personas tres dìas con sus noches, sin comer, beber ni dormir, y sumergidas en el agua hasta la cintura. Invocaron entonces con verdadera fè à Nuestra Señora de Cosamaloapan, prometiendo ir descalzos en romerìa à su Santuario, si los libertaba de tan grande peligro : los oyò la Gran Señora, cesò el viento, salieron à tierra en una balsa que se proporcionò y cumplieron su promesa.

Un niño, hijo de Juan de Alvarado, vecino de Veracruz, estaba agonizando, de suerte que ya se tenia prevenida la mortaja para enterrarlo: sus aflijidos padres ocurrieron por el remedio à Nuestra Señora de Cosamaloapan, y luego cobro el niño la salud; y para memoria del prodigio colgaron la mortaja en la capilla de la soberana Reina.

Una mujer, tambien de Veracruz, se quebrò una pierna; fuè , aunque con muchos dolores y grande trabajo, al Santuario de Cosamaloapan, y luego quedò sana.

Un religioso franciscano hui perseguido por los indios de Nuevo-Mèjico, y se encontro con un rio muy caudaloso que le impedia pasar, cuando ya los indios lo alcanzaban: en tal conflicto invocò à la Virgen de Cosamaloapan, y sin saber còmo, se hallò en la orilla opuesta y fuera de peligro; por lo que, agradecido, vino al Santuario en romerìa.

No concluiriamos, si tratásemos de referir los demas prodigios de esta sagrada Imàgen: basten los dichos para avivar nuestra fe, y encender mas y mas nuestro afecto hàcia la Reina de los Angeles.

*

Marmolejo, Lucio.  Mes de María mejicano; o sean, las flores de mayo consagra das a la Santísima Virgen María Nuestra Señora, por medio de sus mas célebres y milagrosas imágenes con que se ha dignado su bondad enriquecer nuestra piadosa república. Mexico: Librería de Rosa y Bouret, 1868, Pp. 55-58.

Año 1643: La Virgen y el obispo Palafox.

Etiquetas

, , ,

Este documento no es parte de cronología histórica de la virgen, sino mas bien narra un hecho concreto de la Virgen de Cosamaloapan, ocurrido en 1643 en la ciudad de Puebla, donde se encontraba la virgen a petición del obispo Juan de Palafox y Mendoza.

***

VI

Declaración rendida por el Lic. Pedro Fernández, escribano público, de cómo oyó un coloquio ente el Ilmo. Sr. Obispo de la Puebla y la Virgen Santísima de la Limpia concepción, … (1).(1) Obras del Ilustrisímo, Excelentisímo, y Venerable Siervo de Dios don Juan de Palafoz y Mendoza. Madrid. 1761. Tomo XIII, págs. 355-59

*

Por los años de 1643, á los quince ó diez y seis días del mes de junio, (según afirma el testimonio que se remitió a de las Indias de este suceso), habiendo traído á la Iglesia Catedral de la Puebla de los Angeles, con ocasión de una rogativa, á la devotísima y milagrosa imagen de Nuestra Señora del Pueblo de Cosamaloapa, y celebrando un solemnísimo novenario, (debió de ser por algunas necesidades particulares de aquella Provincia), como á las nueve horas, poco más o menos, de la noche, el Licenciado Pedro Fernándes Terán, que es el declarante, entró en la iglesia á aderezar las lámparas y prevenirlas de aceite, por ser este su ministerio, y depone lo que vió, ante Francisco Gauna, Escribano Público, y los testigos que se hallaron presentes, por estas palabras:“Que habiendo ido en compañía del Licenciado José de Montenegro, presbítero, y de Cristóbal de Córdoba, mulato, su esclavo, á la iglesia que entonces servía de Catedral en esta ciudad, que hoy es Parroquia de los curas de ella, á prevenir el aceite á las lámparas del Santisimo Sacramento y de Nuestra señora de la Limpia Concepción, para que alumbrasen de noche, por ser á su cuidado el hacerlo, como quien ejercía el oficio de mayordomo de sus cofradías; abriendo el postigo de una de las puertas de dicha iglesia, con la llave que tenía para semejantes ocasiones, como tal mayordomo, á poco pasos como anduvieron, oyó este declarante hablar en un tono suave y deleitoso hacía el altar mayor; y la curiosidad de saber lo que fuere, le obligó á llegarse secretamente con sus compañeros donde pudiesen reconocerlo sin que fuesen vistos, y llegando á poco menos de veinte pasos del dicho altar, vieron que en toda la iglesia no había otra persona que la que así estaba hablando, que era el Ilustrísimo y Excelentisimo señor don Juan de Palafox y Mendoza, Obispo de este Obispado de los Angeles, que puesto de rodillas en su sitial, estaba orando tiernamente ante la imagen de Nuestra Señora del pueblo de Cosamaluapa, que á la sasón se hallaba en dicha iglesia haciéndosele novenario, por las noticias que se tenían de las muchas maravillas que Dios Nuestro Señor obraba mediante aquella imagen de su Madre y Virgen Santísima de la advocación de la Limpia Concepción, que estaba vestida con su falla y manto; que le parece fué el quinto día de Novenario. Y habiendo estado gran rato mirando lo referido, se apartó de este declarante el dicho Licenciado José de Montenegro, diciéndole que él se iba á otra parte donde de más cerca viese y oyese al dicho señor Excelentísimo Obispo.

Y quedándose allí este declarante con el dicho su esclavo, vió que el dicho señor Excelentísimo Obispo se levantó de su sitial y se llegó al dicho altar mayor, donde estaba colocada la dicha imagen sobre una peana de altor de poco más de una vara, y, estando en pie, comensó el dicho señor Excelentísimo Obispo á hacer muchos actos de humildad y reverencia; y en este tiempo vió este declarante distintamente que de las manos de la dicha imagen descendió á las del dicho Señor Excelentísimo Obispo una luz en forma de fuego, del tamaño del que parece en el cielo una de sus estrellas, nombradas planetas, á la que luego se siguió que dicho señor Excelentísimo Obispo, retirándose del dicho altar como cuatro pasos, se postró de pecho en el suelo. Y estando de esta manera, volvió a donde declarante y su esclavo estaban, el dicho Licenciado José de Montenegro, y les preguntó si habían visto lo referido, y diciéndole que sí, quedaron todos admirados del caso sucedido, y aguardaron á ver en qué paraban aquellos rendimientos y acciones de humildad y agradecimiento que estaba haciendo dicho señor Excelentísimo Obispo, y vieron que más de un cuarto de hora estuvo de aquella manera.

Y habiéndose levantado, se llegó otra vez al altar donde estaba la dicha imagen, y por un rato de rodillas hizo oración, con acciones de agradecimiento y rendimiento, teniendo el rostro resplandeciente en gran manera, y luego se levantó, y se salió de la Iglesia; con cuya ocasión llegaron este declarante y sus compañeros al sitial del dicho señor Ilustrísimo y Excelentísimo Obispo, y hallaron junto á él, en el suelo, su bonete, guantes, rosario y camándula, todo pendiente de un fiador de capa. Y á poco rato de cómo así se fue el dicho señor Excelentísimo Obispo, vino á dicha iglesia á buscar el bonete y lo demás referido, don Martín de Francia, criado suyo, y lo llevó. Y este declarante, su compañero y el dicho esclavo, habiendo prevenido las dichas lámparas de aceite, se fueron á sus casas, no acabando de admirar lo que queda referido. Y aunque al día siguiente supo este declarante que el dicho Licenciado José de Montenegro dio noticia de lo que queda declarado á algunos amigos suyos y en particular, al Licenciado Juan de Herrera, presbítero, uno de los capellanes de número del coro de esta santa iglesia Catedral, y á Ignacio de Vega, médico al presente en la ciudad de México, y á José Pérez de Ondarra, vecino de esta ciudad; por haber ya fallecido el dicho Licenciado José de Montenegro, sin haber hecho declaración en forma jurídica, le ha parecido conveniente el hacerla á este declarante antes que se muera, por las causas, etc….

***

Fuente:

García, Gerardo. Documentos ineditos o muy raros para la historia de Mexico, Tomo VII. Don Juan de Palafox y Mendoza. Mexico. Librería de la Vda. De Ch. Bouret. 1906. Pp. 154-159

Año 1755: Historia de la Virgen por Francisco de Florencia.

Etiquetas

, ,

Caratula del libro Zodiaco Mariano publicado en 1755.

Caratula del libro Zodiaco Mariano publicado en 1755.

***

El libro Zodiaco Mariano de 1755, a pesar de no ser el documento publicado mas antiguo encontrado, hasta el momento, que trata de la historia de la Virgen de Cosamaloapan, si hace referencia explicita al documento publicado en 1643 por el padre Juan de Avalos: Relaciòn de la prodigiosa imagen de Nuestra Señora de Cosamaloapan en la costa norte del obispado de la puebla de los Angeles. Desafortunadamente todavìa no se ha localizado ningùn ejemplar de dicha publicaciòn.

Tambien de manera explicita señala que el texto en buena medida corresponde a un manuscrito del siglo XVII del padre Francisco de Florencia.

Se transcribio el texto respetando la ortografìa tal como aparece en la ediciòn original de 1746.

La caratula original del libro contiene lo siguiente:

ZODIACO MARIANO, EN QUE EL SOL DE JUSTICIA CHRISTO
Con la salud en las alas visita como Signos, y Casas propias para beneficio de los hombres los templos, y lugares dedicados à los cultos de su SS. Madre
POR MEDIO DE LAS MAS CELEBRES, Y MILAGROSAS IMÁGENES
De la misma Señora, que se veneran en esta America Septentrional, y Reynos de la Nueva España.
OBRA POSTHUMA DE EL PADRE FRANCISCO DE FLORENCIA, de la Compañía de Jesus, reducida à compendio, y en gran parte añadida por el P. JUAN ANTONIO DE OVIEDO de la misma Compañía, Calificador del Sto. Oficio, y Prefecto de la Ilustre Congregacion de la Purissima en el Colegio Maximo de S. Pedro, y San Pablo de Mexico.
QUIEN LO DEDICA AL SACROSANTO, Y DULCISSIMO NOMBRE DE MARIA.
CON LICENCIA
En Mexìco Nueva Imprenta del Real, y mas Antiguo Colegio de San Ildefonso, 1755.

***

CAPITULO IX
De la celebre milagrosa Imagen de nuestra Señora de Cozamaloapan.
I.- Del origen, y culto de esta Sagrada Imagen.

Cozamaloapan es la Cabezera del Pueblo, y Curato de San Martìn, es vocablo Mexicano, que quiere decir: donde se vee el arco iris. Porque siempre que se vee este arco forma la una punta en el agua del Rio de Alvarado, en cuya orilla esta fundado este Pueblo, y es tan frecuente, que casi en todas las tardes del Verano, y del Otoño, que es el tiempo de las aguas en la Nueva España, se forma este arco. Es este Pueblo el primero del Obispado de la Puebla, porque el Rio caudaloso de Alvarado divide los dos Obispados de la Puebla, y Oaxaca. Este empieza por la ribera, que mira al Poniente, y el de la Puebla por la que mira al Oriente, Dista Cozamaloapan de la Veracruz treinta leguas corriendo de Sur à Norte, y se tiene por beneficio especial de la Santisima Imagen de nuestra Señora, que en èl se venere, y de que hemos de hablar en este Capitulo, que nunca ha sido saqueado de Cossarios, que han entrado por el Rio de Alvarado por ser navegable de navios de alto bordo, y haviendo llegado à entrar, y saquear el Pueblo de Tlacotalpa, que no dista mas que seis leguas, no han entrado en Cozamaloapan.

En este Pueblo se venera con gran devocion, y frequencia una Imagen de la Soledad de la Virgen. Es de talla, y de vara, y quarta de estatura, y tiene en la Iglesia Parrochial del Pueblo una Capilla muy buena, y la Imagen se venera en su Tabernaculo muy bien adornado, y guarnecido con vidrieras. Y ha mas de 180. años , que esta en este Pueblo la Imagen. Qual aya sido su origen, y como viniesse à Cozamaloapan no consta por relacion alguna impressa, ò manuscrita. Solo se sabe por tradicion de Padres a Hijos, que en el camino, que va de la Veracruz vieja à la nueva hallaron una mula muerta cargada con una caja rotulada à la Iglesia de Cozamaloapan, y que dentro venìa la dicha Imagen. Pero quien la embiaba, quien la llevaba, quien matò à la mula nunca se ha sabido, si aun siquiera por tradicion. Su principal fiesta es el dia 15 de Agosto, qn que la Santa Iglesia celebra la Assumpcion à los Cielos de nuestra Señora, y el dia 8 de Diciembre dedicado à la Concepcion de la misma Soberana Reyna. En ambos dias hai Sermon, y Missa cantada, y se continuan las Missas cantadas los ocho dias de sus Octavas à devocion de los del Pueblo. Y en estos dìas, y en los meses de Enero, Febrero, Marzo, y Abril, en q cessan las aguas, y no es tan vehemente el calor, como en otros meses, es innumerable el concurso de todo genero de Personas, y de todos estados, y calidades, que concurren à Novenas de la Veracruz vieja, y nueva, de Alvarado, Cordova, Orizaba, Puebla, y aun de otras partes mas remotas. Los otros meses no es tan numeroso el concurso por las corrientes, y avenidas de los rios, y por el excesivo calor, que en ellos se experimenta.

En los dichos dos dias de la Concepcion, y Assumpcion hai concedido por su Santidad Jubileo penissimo, tambien se canta Missa en el Altar de nuestra Señora todos los Sabados, y Lunes del año. Los neuve dias antes de la Festividad del Nacimiento de nuestro Señor se cantan las Missas, que llaman de Aquilando, y tambien los quatro dias de Pasqua de Navidad. Vènse en la Capilla colgados muchos votos, que son otros tantos testigos de la beneficencia, con que la Soberana Reyna ha favorecido à sus devotos, que en esta Sagrada Imagen la han implorado en sus necessidades; ni es menor testimonio de la piedad, y gratitud de los fieles la riqueza de alajas de plata, joyas, y preciosos ornamentos, con que han contribuido los fieles para culto de la Imagen, y mayor adorno de su Capilla; y las perlas, y preciosas piedras, que tiene la Imagen en el manto, garganta, y manos estàn avaluadas en mas de dos mil, y quinientos pesos.

II.
De los milagros de la Santissima Imagen de Cozamaloapan.

Por orden del Ilmo. Sr. D. Juan de Palafox, y mendoza Obispo de la Puebla saliò el P. Juan de Avalos de la Compañía de JESUS el año de 1641. ò 1642. a hacer Mission en todo el Obispado, con encargo de entrar por el rio de Alvarado, y predicar en los muchos Pueblos de la ribera, y especialmente el de Cozamaloapan, y visitar en su nombre à la Santisima Imagen de la Virgen, de cuyos milagros, y prodigios corria mucho la fama dentro, y fuera del Obispado. Hizolo assi el Padre Avalos, y hallò, que los milagros de la Virgen eran muchos, y continuos, pero que por omission, y descuydo nada havia escrito. Por lo qual encomendò al Lic. Pedros Arias de Paz Vicario de aquel Partido y al Capitan Pablo de Miranda, que hacia oficio de Corregidor, que llamassen, y examinassen algunos vecinos, y lo que hallassen mas cierto por el dicho de testigos contestes los escribiessen. Hicieronlo ellos con mucha diligencia, y algunos de los prodigios averiguados son los siguientes.

En una ocasión muchos Negros cimarrones saquearon el Pueblo de Cozamaloapan. Y temiendo los Españoles, y demàs vecinos del Pueblo los insultos, que pudieran cometer los foragidos Negros contra la Imagen de la Virgen, determinaron sacarla en procession, y llevarla al Pueblo de Amatlan. Pero al salir con la Santa Imagen el Lic. Juan de Sylva Gavilan, que era entonces el Cura beneficiado, se lebantò un uracan tan terrible, y espantoso con tanta abundancia de agua, que llovia, que se cortaron los caminos inundados. Y no pudiendo salir con su intento la bolvieron, juzgando, que no necessitaba de mas guarda, la que tenia à su disposicion los Angeles del Cielo, para que la defendiessen. Y assi fue, porque los Negros no se atrevieron à profanar, ni à la Santa Imagen, ni à su Capilla, ni à cosa alguna, que le tocasse.

En el Pueblo de Amatlan, nadando un muchacho como de diez años, se lo arrebatò un fiero cayman, y se lo llevo hasta el medio del rio. A los gritos del muchacho saliò la Madre, y viendo à su Hijo ya entre los dientes de aquella bestia, llamò en su ayuda à la Virgen de Cozamaloapan, y cosa rara! Al momento el cayman bolbio al lugar en donde lo havia cogido, y alli lo largò, con admiracion, de los que saben la voracidad grande de los caymanes. Y para mayor testimonio del prodigio dexò clavado en el rostro del muchacho uno de sus colmillos, y haviendoselo sacado lo colgaron ante el Tabernaculo de la Virgen.

Estando ya agonizando un niño hijo de Juan de Alvarado vecino de la nueva Veracruz, y prevenida ya la mortaja para enterrarlo, lo encomendaron à la Virgen de Cozamaloapan, y luego cobrò salud, y para memorià del prodigio colgaron la mortaja en la Capilla de la Soberana Reyna.

En el Pueblo de Tlacotlalpan naciò un niño Indio con los pies buelto lo de arriba abajo, de suerte, que haviendo crecido andaba no con las plantas, sino con los empeynes de los pies. Compadecidos sus Padres lo traxeron à esta Soberana Imagen, y al cabo de nueve dias, que hicieron fervorosa oracion à la Señora, quedo bueno y sano y quando se hizo la informacion, de que hablamos arriba, aun vivia todavia, como si nunca huviera tenido cosa alguna.

Estando una India del Pueblo de Tlazintla, que es tocante al Curato de Cozamaloapan, lavando à la orilla del rio, que baña al Pueblo, se descuydò con su hijita suya de seis años, que havia llevado consigo, y la arrebato la corriente, llevandola rio abajo. Afligida la Madre invoco con afecto cordial à la Virgen de Cozamaloapan, y bañada en lagrimas la fue buscando por el rio, y al cabo de seis horas la hallò à la orilla del rio muy contenta. Preguntòle la Madre como havia escapado de aquel peligro proximo de muerte ? respondio que una Señora muy hermosa la havia defendido, y librado de aquel riesgo. Fue la Madre con su niña à dar las gracias al Santuario de la Virgen en donde refirio todo el sucesso.

La vispera del Nacimiento de Christo el año de 1699. navegando de Alvarado à la Veracruz Juan Martin Arraez de una fragata, le sobrevino un fortissimo temporal, y Norte, que estando sobre Medellin determino bolverse à Alvarado, pero dando la fragata sobre unos arrecifes se hizo pedazos, y en sus fragmentos se mantuvieron quinze personas tres dias con sus noches, sin comer, ni beber, ni dormir, sumergidos en el agua hasta la cintura. En este tan imminente peligro no dexaban de clamar a nuestra Señora de Cozamaloapan, prometiendo si los sacaba con vida venir en romeria descalzos a su Santuario. Dignòse la gran Señora de oyr sus clamores, y calmando el viento, pudieron salir à la tierra en una balza, y cumplieron, lo que havian prometido.

Otro Arraez de un barco llamado Vicente Martin navegaba para Alvarado el año de 1633. quando le sobrevino tan fuete uracan, que por instantes parecia, que se lo tragasse el mar. Imporaron el favor de nuestra Señora de Cozamaloapan, y con ser que el barco estaba destrosado, y sin arbol caminaron cinco leguas, que les faltaba, y varando en una playa segura se salvaron todas las personas, y esta pintado en la Capilla este caso.

Francisco Campechano corriendo un Cavallo cayò, y fue el golpe tan fatal, que se le quebreron ambas piernas, de suerte, que hubo menester el subsidio de dos muletas para dar algunos passos. Encomendòse à la Santisima Virgen de Cozamaloapan, y dentro de pocos dias quedò tan sano, que viniendo al Santuario, en el dexò colgadas las muletas.

III.
Prosiguen los prodigios de esta Soberana Imagen.

En el Pueblo de Alvarado reñia cierto hombre con su muger; quiso apaciguarlo Francisco Rosado, y lo que sacò de su buen intento, fue q` enfurecido el hombre, le dio con el cabo de una navaja, con que se estaba afeitado, tan recio golpe en una cien, que se lo metiò en ella tan profundamente, que ni al tiempo de curarlo ni despues le descubrieron cosa alguna. Pero siendo intensissimo el dolor, que padecia, vino al Santuario de nuestra Señora de Cozamaloapan, y aplicando el rostro al Altar de la Virgen con muchas lagrimas, y suspiros le pedia lo sanasse. Oyòle la gran Señora, y dentro de dos dias, arrojò el pedazo del cabo de la navaja, que tenia profundamente clavado, y escondido en la cien, que era el que le causaba el dolor, y quedo todo sano, y puso pintado èl prodigio en la Capilla de la Señora.

Una muger vecina de la Veracruz tuvo por muchos dias una pierna quebrada. Los dolores, que padecia le hicieron clamar à nuestra Señora de Cozamaloapan, y como pudo fue en romeria à su Santuario, en donde hizo devota oracion, y luego se sintiò buena, y se bolviò à su casa.

Un Indio del Pueblo de Orizaba padecia el molesto accidente de salirsele fuera disformemente el intestino. Para procurar meterselo le aplicaron un pequeño tecomate caliente, y no solo se le entrò el intestino, sino el tecomate con èl, sin que bastassen diligencias algunas para sacarselo, por lo qual se llegò à vèr en el extremo de la vida. Fuelo à confessar el Lic. Juan Nuñes Centeno, que estaba proximo à ir à visitar à nuestra Señora de Cozamaloapan, y le exhortò, que se encomendasse à esta Soberana Imagen. Hizolo el enfermo tan de veràs, que sin mas remedio, saliò de aquel tan apretado conflicto, y hallandose ya bueno, y sano fue à visitar à la Señora en su Santuario.

Fue caso muy memorable, que el año de 1629 delante de muchas personas, que estaban en el Santuario, la lampara, que ardia delante de la Soberana Imagen comenzò à temblar con tanta vehemencia, y velocidad, que causaba à todos espanto, derramàndose el azeyte, con que ardia, al tiempo, que veian à todas los demàs lamparas sossegadas, y sin moverse, sin llegarse à saber la causa de aquel temblor de la lampara tan extraordinario.

El caso, que se sigue fue publico, y notorio en el Pueblo de Alvarado, una niña de solos quatro años hija de Geronymo de Alvarado natural, y vecino del mismo Pueblo, sin saber como, se perdiò en un monte vecino muy espeso, è infestado de bestias fieras, tigres, jabalies, viboras, y otras venenosas sabandijas. Echaronla menos sus Padres, y acompañados de muchos Indios salieron à buscarla, pero no hallandola acudieron à nuestra Señora de Cozamaloapan, encendiendole unas candelas, y al cabo de tres dias un Indio la hallo en un cerrito muy alegre, y contenta. Llevòla à sus Padres, y preguntandole su Madre, si tenia hambre? Respondiò, que no, porque una Señora muy hermosa, y principal le havia dado de comer, y la havia estado guardando. Y publicàdose el caso por el lugar alabaron todos à la gran Señora por su materna piedad, y crecieron mas en su devocion.

El año de 1628. llegò al Santuario de nuestra Señora de Cozamaloapan, como à las diez del dia un Religioso del Sagrado Orden de S. Francisco, y haviendo hecho oracion ante la Soberana Imagen, saliò, y delante del Lic. Gaspar Garcia de Bonilla Cura beneficiado de aquel Partido, y de otras personas, refiriò, que viniendo del Nuevo Mexico, y passando por tierras infestadas de Indios gentiles guerreros, y salteadores, procurò huir de ellos por varios descaminos, y por ellos vino à dar en un rio muy caudaloso. Hallòse entonces muy afligido, por que por una parte tenia à la espaldas los Indios, y por otra le impedia la corriète del rio el passar adelante. Tenia noticia de los prodigios, que obraba la Soberana Imagen de la Virgen de Cozamaloapan, y con grande afecto la invocò en su auda, y de repente, sin saber como, se hallò de la otra banda del rio, y ya fuera de peligro, añadiendo, que quando la invocò se le havia representado la Imagen de la misma suerte, que estaba en su Tabernaculo. Y que agradecido à tan singular baneficio havia emprendido camino tan largo, por venir à verla, y rendirle las gracias en su Santuario.

Todos estos prodigios escribiò el P. Juan de Avalos, dando noticia al Sr. Obispo D. Juan de Palafox, que como diximos lo havia embiado à hacer Mission por todo su Obispado, y dadole orden, que en su nombre visitasse la Imagen de nuestra Señora de Cozamaloapan, y su Ilustrisima mandò imprimir la carta para comun edificacion, y aliento à la devocion, y confianza en esta Imagen tan prodigiosa. Y añadiò, que èl tenia por uno de sus mayores milagros, que siendo aquella tierra summamente caliente, y humeda por lo qual se deslustran facilmente las Imagnes, `ya sean de pinzel, ò ya de escultura, al cabo de mas de ochenta años, que entonces havia, que se havia, colocado està Sagrada Imagen en su Tabernaculo, siempre se havia conservado su rostro entero, lucido, y hermoso. Fuera de esso, que se havia observado, que el Capitan Pablo de Miranda, que havia seis años, que era Mayordomo de su Cofradia, testificaba, que algunas vezes hallaba el velo de la Virgen mojado, y salpicado de arena, y margajita. Lo qual testificaban otros, que lo havian visto, añadiendo, que algunos dias la echaban de menos en su Tabernaculo, y Capilla, teniendo por cierto, que entonces acude, à los que en otras partes la invocan, especialmente en las tempestades del mar. Y es voz comun, que son otros muchos los prodigios, que cada dia obra nuestro Señor por honrar à su Madre en esta su Imagen de Cozamaloapan.

***

Fuente:

Florencia, Francisco de/Oviedo Antonio de, Zodiaco Mariano, Mexìco : Nueva imprenta del Real, y mas Antiguo Colegio de San Ildefonso, 1755, pp. 199-206

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.